Intermaniacos

Espacio de discusión, ayuda y entretenimiento.


No estás conectado. Conéctate o registrate

Papa Formoso

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Papa Formoso el Jue Ago 22, 2013 11:59 pm

Sáastah

avatar
Principiante
Principiante
Consagrado obispo de Portus en 864 por el papa Nicolás I, actuó como legado pontificio en Bulgaria (866) ya que el príncipe de aquel país solicitó al Papa que lo enviase como arzobispo; pero Nicolás I llamó a Formoso de Bulgaria, enviándolo a Constantinopla con motivo del cisma provocado por Focio. Posteriormente fue legado en Francia (869 y 872) donde fue el encargado de convencer a Carlos II el Calvo de que aceptara la corona imperial.
En 877, al apoyar la coronación como rey de Italia de Arnulfo, se enfrentó al entonces papa Juan VIII, que apoyaba a Carlos II el Calvo, lo que le valió ser expulsado de su diócesis y la excomunión. Excomunión que sería levantada, en 883, al acceder al papado Marino I, siendo restituido en su sede de Porto.
Es posible que Formoso hubiese criticado en algún sentido la actitud política de Juan VIII. Lo cierto es que la amistad de Formoso con otros elementos levantiscos de Roma fue causa de su ruina. Los partidarios de la facción teutónica, entre los cuales Formoso era de los más conspicuos, crearon grandes disturbios y fueron condenados. Formoso huyó de Roma, aumentando con ello las sospechas que de él se tenían. Fue acusado incluso de haber codiciado el solio apostólico, y Juan VIII lanzó la excomunión contra el adversario a su política francesa y le depuso. Se multiplicaron las acusaciones en su contra, pero no falta historiadores que ve en este proceso político muchos puntos oscuros y procuran la defensa de Formoso.
Fue el pontífice número 111 de la iglesia católica apostólica romana y su oficio como tal, se promulgo durante cinco años, desde el 6 de octubre del año 891 hasta el 4 de abril del 896.
Nació no se  sabe exactamente donde, aunque algunas versiones indican que fue en la cercanías de Roma, y otras  lo ubican en Ostia.
Se presume que la fecha de su nacimiento fue el 4 de abril del año 816 aunque  esto no es  seguro; su nombre bautismal no es conocido y se cree que  su padre fue un buen hombre llamado Leóne.
No se conoce que tipo de estudios religiosos, académicos o teológicos hubo cursado, aunque  se cree que recibió su educación  en Roma en claustros  donde era conocido como " un joven de costumbres austeras, de fuerte carácter y de gran personalidad.
Existen afirmaciones de que en su primera juventud, consiguió sus escuetas rodajas de pan ejerciendo el papel de monaguillo en la parroquia de Ostia, Italia, siendo mas tarde promovida a diácono. Queda sumido en un misterio el hecho de como  Formoso haya  pasado al sacerdocio y más tarde a ocupar el obispado de Ostia. El temprano pasado de Formoso está cubierto por una espesa capa de secretismo, que El Vaticano se ocupa de mantener intacta. Lo cierto y concreto es que, con el pontificado de Formoso se abre el tránsito hacia el siglo mas  obscurantista, más corrupto y mas infamante de toda la historia de la iglesia católica.
El mismo año de la muerte de Formoso, sube al trono pontificio el papa Esteban VI con el apoyo de Lamberto de Spoleto, quien  ha vuelto a tomar el poder y el control de Roma al caer enfermo el rey Arnulfo el germano coronado por Formoso, que se ve obligado a abandonar Roma y regresar a Germania. Lamberto Spoleto y su madre, la que será emperatriz Agiltrude, una malvada mujer, obliga al papa Esteban VI a realizar un juicio en que se habría de juzgar al papa Formoso que  fue un enemigo acérrimo de los Spoleto, a pesar que Formoso había fallecido hacía ocho meses ya.
Esteban VI ordena exhumar el cadáver de Formoso y organiza un concilio conocido como " El Concilio Cadavérico", en el que  Formoso ya cadáver, habría de ser sometido a juicio. El juicio se llevó a cabo en la Basílica Constantiniana bajo la presidencia del papa Esteban VI. El cadáver putrefacto de Formoso fue exhumado y transportado hasta la Basílica.
Los restos de Formoso fueron sentados en lo que hubo sido su trono episcopal y un grupo de obispos y cardenales  lo vistieron con las que fueron sus más ricas  vestimentas y sobre su descarnada calavera hedionda, le encasquetaron una regia corona papal.
En el juicio estaban también presentes el emperador Lamberto y su malvada madre la emperatriz Agieltrude, amén de un sínodo  de obispos y cardenales, todos antiguos enemigos del pontífice muerto.
Un diácono fue nombrado como defensor y autorizado a responder las acusaciones en nombre del difunto. El papa Esteban se adelantó enfrentándose al cadáver y comenzó a espetarle las acusaciones de manera cruel y lenguaje grosero, "nada cristiano", a las que por supuesto el muerto no respondió.
Formoso fue sentenciado post-mortem culpable de todos los cargos; los cardenales le fueron arrancando a tirones las pontificales investiduras y se lanzaron sobre sus despojos como si fueran una jauría de lobos enfurecidos y hambrientos; entonces le fueron cercenados los tres pútridos dedos de su mano derecha, con los que en vida administrara la bendición a sus fieles, y los quemaron, arrojando sus cenizas a los vientos. El resto de  su cadavérico cuerpo, fue "expulsado" puertas afuera de la iglesia y luego fue arrastrado por asnos a través de las calles de Roma, para más tarde ser arrojados a las aguas del rio Tiber.
Pasados tres días de estas acciones, un pescador de Ostia, encontró un mutilado y putrefacto cadáver sobre las arenillas de la  costa y entendiendo que se trataba del cuerpo del papa Formoso que  seguramente había sido  arrastrado por la corriente, lo recogió y lo ocultó. El humilde pescador, comunico de inmediato la nueva de su hallazgo a los monjes de un monasterio cercano y a ellos les entregó el cadáver; estos le dieron una sepultura provisoria y secreta, no antes de que uno de los monjes jurara  que la noche anterior, había tenido en su sueño una premonición divina que le anunciaba  el hallazgo del cadáver de Formoso.
El papa Esteban VI no pudo gozar por mucho tiempo del sabor  de su venganza sobre Formoso, ya que tras el corto período que duró su pontificado, fue exonerado, encarcelado y murió estrangulado  en su celda carcelaria. Posteriormente a la muerte de los papas Esteban VI y más tarde Sergio III, jurados enemigos de Formoso, el papa Teodoro II se  sienta a la silla de San Pedro y decide  "ordenar" los asuntos de la iglesia, y entre otras cosas, dispone trasladar los pútridos restos de Formoso para darle una final sepultura en La Basílica de San Pedro, en el panteón de los apóstoles en una  gran ceremonia  con gran pompa.
¿Qué pecados cometió "contra el cristianismo" este extraño clérigo para que su historia termine de  una forma tan tenebrosa y su epopeya sea mantenida casi en absoluto secreto?
Sobre sus obras y los planes que le ocuparon, solo alcanzamos a enterarnos de que se empeñó en  embellecer y enriquecer  la Basílica de San Pedro, cubriendo varias  de sus naves con hermosísimos mosaicos traídos  desde los lugares más exóticos de la tierra y adornó  sus muros con las más ilustres y costosas pinturas de la época.  Para ello no escatimó en gastos y esfuerzos  logrando reunir uno de los tesoros más ricos de la tierra a expensas del pueblo de Roma, que estaba sufriendo tiempos que lo tenían  hundido en la miseria.
Siendo obispo de Portus, un pequeño poblado a orillas del Tiber, el papa Nicolas I, lo nombra su representante ante el rey Boris I° de Bulgaria, a quien logra convencer  que decrete la conversión al catolicismo del pueblo búlgaro.
Esta operación de conversión, provocó en Bulgaria una fuerte  operación de represión y persecución de las pequeñas minorías. Es decir: los judíos.
Formoso fue durante toda su vida un fiel servidor a su fe cristiana, fue un hombre de una gran capacidad diplomática, un arreglador de entuertos entre emperadores, familias poderosas y tiranuelos codiciosos. Siempre al servicio de  los papas y en beneficio de las arcas y los dominios de la iglesia de Roma.
Siendo obispo de Porto, Formoso fue quien encabezó la conspiración de Gregorio el Nomenclátor, que tenía por objeto entregar Roma a los Sarracenos. Esto le costó el ser excomulgado y el tener que huir de Roma por la noche, cual un ladrón de gallinas.
Los cargos que se le endilgaban eran entre muchos más: el  haber ambicionado el trono papal; el haber querido  tomar  el cargo de arzobispo de Bulgaria; por haber prestado servicios sacerdotales, a pesar de estar interdicto; por haber abandonado a sus suerte a los feligreses de su diócesis; por haber conspirado con referencia al rey Carlos II (Carlos El Calvo)
Con su habilidad dialéctica y solapada, persuadió al rey Arnulfo de marchar con sus huestes germánicas hacia Italia, con la excusa de liberarla y con sus ocultos designios de que el mismo, Formoso, recibiera todos los poderes y bienes de la iglesia.
En sus  "ratos de ocio", se ocupó de erradicar por  la fuerza, antiguas normas y costumbres pertenecientes al pueblo Hebreo, que los romanos ponían en práctica con absoluta conciencia y beneplácito.

En el año 1464, el cardenal Pietro Barbo fue elegido papa, cuando  expresó su deseo de que su nombre como pontífice fuera  Formoso II, fue disuadido de ello por el concejo de cardenales  y finalmente se llamó  Pablo II.
El biógrafo Nicolás I lo menciona como "obispo de gran santidad y ejemplares costumbres"; hasta el maldiciente escritor Liutprando de Cremona elogia su "piedad y su ciencia de las cosas divinas", y lo mismo hacen otros cronistas.

Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.